Las expectativas
El té con Karol

Las expectativas

¿Alguna vez han probado una cerveza con toque salado pero hicieron muecas porque debido al color ustedes imaginaron que iba a ser dulce? Algo así me parece que son las expectativas. Esa cerveza era deliciosa pero como yo esperaba otra cosa hice caras de ¡wakawow! Jajaja…

Cómo la expectativa de Bartosz con los chilaquiles, que quién sabe que sabor imagino que sería que cuando ví meter la cuchara en su boca hizo una mueca de «Ojej, no esperaba esto», hacía las muecas de un bebé cuando por primera vez prueban limón jajajaja. Mientras que a Tomasz le encantaron (por que, ¿a quien no le gustan los chilaquiles? Jajaja), el pobre de Bartosz se echaba una cucharada a la boca y acto seguido tomaba dos sorbetes de té muy grandes. El siempre come mucho y pide doble, esta vez no pudo ni terminar el platillo.

Las expectativas nos hacen imaginarnos y esperar cosas que sabe Dios si algún día pasarán. No significa que las cosas que pasen serán malas o feas o de mal sabor, simplemente como nuestro cerebro nos predispuso para una situación en concreto y está situación no llegó, entonces, nuestra reacción no es exactamente como podría haber sido si NO hubiéramos esperado nada.



Así son las expectativas, siempre dejándonos un mal sabor de boca, lágrimas en los ojos o ya siendo muy dramáticos, heridas en el corazón. No nos dejan disfrutar de un platillo nuevo porque ya imaginamos antes como debía saber. Y la realidad es que nunca NUNCA nuestras expectativas serán cubiertas como nuestro cerebro lo solicita, porque simple y sencillamente los demás no son adivinos y aunque lo fueran, eso que está en nuestra imaginación, muy difícilmente puede hacerse realidad aquí con purpurina dorada.

La espera de un reencuentro

Cuando fui de visita a México por primera vez, (porque viví allá 24 años, pero nunca había ido de visita) tenía la ilusión de ver a muchas personas, había hecho planes con anticipación con amigos y creado mis historias imaginándome haciendo las cosas que solíamos hacer antes y compartir nuestras vidas en una tarde de café, contándonos qué tal por aquí, qué tal por allá.

Cuando llegué todo comenzó a complicarse, ok estoy siendo dramática. Todo comenzó a salir como yo no lo esperaba. Había algunas personas que habían puesto expectativas sobre nuestros momentos también. Que se habían imaginado (cómo yo) alguna historia en su cabeza de cómo iba a ser.

Cuando yo comencé a vivir una realidad diferente a la que pensé que podía ofrecer, entonces surgieron los problemas. Mi postura cambio en una situación y no supe cómo expresarla por miedo a herir a otras personas, no supe cómo hacer frente a las expectativas de otras personas sobre mí y a mis deseos en turno. El resultado fue caótico (de nuevo siendo dramática), tuve que tachar de mi lista de amigos a algunas personas y cambiar el significado y valor en mi libreta de lo que es la verdadera amistad. Otra vez expectativas.

Expectativas = Decepción

Algunas personas se sintieron defraudadas porque «las decepcioné» porque evidentemente habían creado expectativas en sus cabezas sobre algún momento que yo ya no pude ofrecer. Sobre una persona que yo ya no pude ser. ¿Ven como las expectativas pueden acabar con años de amistad? Las expectativas, el ego y la falta de aceptación y perdón.

Ninguno de nosotros somos responsables de las expectativas de la otra persona sobre nosotros, cada quien es como es.

Muchas veces vamos por el mundo creando personajes para agradar a los otros, siendo COMO DEBERIAMOS SER, actuando como debemos actuar para conservar esto o aquello, seguir con el libreto para que la obra sea existosa porque así dicen que debe ser. A veces funciona, otras todo lo contrario, pero algo si es seguro, que creando esos personajes cada día se está más lejos de nuestra verdadera esencia y atraemos a nuestras vidas personas irreales. Además vivimos en constante sufrimiento por no obtener de ellas lo que esperamos. 

No vinimos a este mundo para llenar y cumplir los deseos y expectativas de otros. Venimos a experimentar, aprender y a reencontrar quien realmente somos. ¿Cómo vamos a lograrlo si seguimos creando historias en nuestra cabeza de cómo son o deberían ser las situaciones, personas u otro? ¿Cómo vamos a lograrlo si seguimos creando personajes en función de lo que otros esperan de nosotros?.



Cuando no esperas nada

Recuerdo un viaje que hice con un grupo de amigos a Metz en Francia…

Cada que salía de viaje salía esperando algo. Conocer la torre Eiffel, probar los guafles de Liége, la fiesta en España, etc. Ese día me dije a mi misma «Hoy no espero nada, voy a disfrutar».

El viaje comenzó muy bien, entramos ilegalmente a un parking para evitar pagar jajaja, y luego, caminando por la ciudad, tomando bellas fotos y riendo mucho me entro un hambreeeee que casi mataba a alguien. Nadie decidía donde comer, todos queriamos cosas diferentes, no forcé, no imagine la comida, no imagine el restaurante, deje que la vida decidiera.

Entramos en un restaurante donde había una mesera que parecía Jennifer Lawrence, ¡¡¡ Ella nos atendió !!! Hablaba español y comenzamos a hacer bromas con ella. Al final, cuando nos iba a cobrar, me decidí a hablar con ella, yo sabía que de alguna parte la conocía pero no lograba recordar de donde (ojo, que no era Jennifer Lawrence).

Era una YouTuber que me encantaba ver y que daba información de cómo ser au pair en Francia. Fue pura magia haberla conocido y platicado (les dejo su canal).

https://www.youtube.com/channel/UCJHUtBC1vLMWjGooHL_9M1Q

Ya se, quizá no es para tanto conocer a una Youtuber que tanto te gusta, pero lo que trato de decir es que ese día que no espere nada me pasaron cosas que mi cabeza ni siquiera podía haber imaginado.

Si lo planeo, igual ni me sale. Reí como loca y la policía no nos descubrió aparcando todo el día ilegalmente. ¡¡Uuf!! Menos mal.

La vida es sorprendente sin expectativas, dejemos a la vida ser… Nos vemos la próxima ladys and gentlement. Pero sin expectativas heee! Jajaja.

Michel Benoit y yo en el restaurante Italiano donde ella trabajaba (Metz, Francia – Febrero 2018) #SinExpetativas

One Comment

Deja un comentario